Cómo hacer la receta de carbón de chocolate

Cómo hacer carbón de chocolate

Un mes más os traigo una receta, que espero que os guste, y esta vez además aprovecho la ocasión para desearos a todos unas Feliz Navidad y mucha felicidad para el Nuevo Año que vamos a comenzar.

receta de carbón de chocolate

No sé a vosotros, pero a mis hermanos y a mí, cuando éramos pequeños, cada año, en Navidad, nos amenazaban con que si nos portábamos mal los Reyes Magos nos iban a traer carbón. Yo jamás vi que eso le pasara a nadie, ¡y mira que había niños, que se portaban mal!, pero no, nunca vi que a ninguno le dejaran carbón.

Lo que sí vi, muchas veces, es unas bolsitas que contenían algo de color negro que llamaban carbón, y que se parecía bastante al carbón de verdad que se quema en las estufas, pero era un carbón dulce. Si os digo la verdad jamás lo he probado, no tengo ni idea de a qué sabe.

Pero lo que si sé muy bien es que el carbón de chocolate que os traigo hoy está más que rico, eso sí, para que os guste como a mi, tenéis que ser adictos al chocolate.

Vi esta receta hace años en un número de la revista Lecturas Cocina Fácil, y la guardé hasta ahora. Como sabéis casi siempre le doy mi toque a las recetas, y esta vez no iba a ser menos, así que la he cambiado ligeramente.

Es rápida, fácil, rica, y yo creo que también divertida. No es de manchar mucha cacharrería, y creo que es perfecta para hacerla con niños, porque no se necesita mucha precisión a la hora de hacer los trozos de carbón.

receta de carbón de chocolate

En fin, que espero que os animéis a hacerla, y ya me contaréis lo que os ha parecido.

RECETA DE CARBÓN DE CHOCOLATE

clica aquí y sigue leyendo →

Artículos que tb son ♥:

Bizcocho de manzana, pasas y nueces

bizcocho manzana

Desde que empieza septiembre hasta está época del año, con tanta variedad de productos de temporada, se me hace difícil hacer todas las recetas que me pasan por la cabeza. Tenemos manzanas, peras, calabazas, membrillos, nueces, castañas, naranjas… ¿por cuál decidirse primero?

Este mes Raquel me ha solucionado la papeleta, indicándome, que el ingrediente para realizar la receta, debía ser la manzana. En realidad yo he usado manzana como ingrediente estrella, pero he añadido pasas y nueces “como invitados”.

En general me gusta utilizar manzanas reinetas para la repostería, aunque suelo hacer una tarta que está increíblemente rica y que lleva manzanas golden.

Hoy os traigo un bizcocho de esos que siempre apetece volver a probar. Es ideal para desayunos rápidos, pero que al mismo tiempo sean completos y saludables, y también, ¿porqué no?, para una improvisada merienda, en estos días ya casi invernales, por lo fríos que son.

Para hacerlo tan completo y saludable he empleado harina de trigo integral, de ese modo nos aseguramos una liberación lenta de los hidratos de carbono a lo largo de la jornada. Además lleva manzanas, por supuesto, reinetas, así como uvas pasas y nueces, cargadas respectivamente de antioxidantes y de omega-3. ¿Qué más se puede pedir? Tomar este bizcocho en el desayuno es todo un lujo, sano y rico, y hecho en casa, como las cosas buenas, porque este bizcocho no es de los que se compran por ahí.

Además he de decir que el contraste de texturas, esponjosa del bizcocho, húmeda de la manzana y crujiente de la nuez, es un verdadero placer para el paladar, y si no habéis usado nunca harina integral y os da un poco de miedo hacerlo, os puedo asegurar que no se nota lo más mínimo. Queda tan suave, jugoso y esponjoso como un bizcocho hecho con harina refinada.

Así qué, ¿a qué esperáis para probarlo?
bizcocho manzana

clica aquí y sigue leyendo →

Artículos que tb son ♥:

Receta de bizcocho de teff

bizcocho de teff

 

¿Qué tal el verano? ¿Habéis descansado?, o como yo sois de las que se cansan aún más de tener a los niños todo el día en casa. Ellos son incansables, y la verdad es que yo ya estaba deseando volver a la normalidad.

Al final el verano se hace largo y hasta los niños terminan por cansarse de tantos días de vacaciones. Aunque parezca mentira estaban deseando volver al cole, encontrarse con sus amiguitos, a los que apenas han visto durante estos meses, y retomar a la rutina y las obligaciones diarias.

Yo por mi parte, necesitaba que empezaran ya, porque con ellos en casa el trabajo no rinde igual. Así que para comenzar el nuevo curso con buen pie, os traigo un bizcocho que espero que os guste.

Se suele decir que el desayuno es la comida más importante del día, y es cierto. Para que los niños no pasen hambre, no se queden en clase medio dormidos y aprendan sus lecciones es importante que hayan tomado un buen desayuno que les proporcione la energía que necesitan.

Y por eso este bizcocho que os traigo hoy es especial: está hecho con harina de teff, un cereal libre de gluten, que proviene de Etiopía y que contiene hidratos de carbono de liberación lenta, con lo que proporciona energía para toda la jornada.

Además le he añadido zanahorias y ralladura de naranja, que todavía hacen que esté mucho más rico, ya que las primeras hacen que sea un bizcocho muy jugoso, mientras que la naranja le proporciona un aroma riquísimo. Es una manera muy buena de conseguir que los niños coman zanahorias sin enterarse, sobre todo cuando son de los que siempre la dejan sin probar en el plato, como mi hijo mayor.

Así que para que nuestros niños desayunen como Dios manda antes de ir al colegio, y no les entre el bajón a lo largo de la mañana, aquí os dejo la receta de este riquísimo bizcocho:

 

Receta de bizcocho de teff

bizcocho de teff

Ingredientes:

  • 200 g harina de teff
  • 125 g mantequilla
  • 125 g azúcar
  • 2 huevos
  • 250 g zanahorias
  • ralladura de una naranja
  • 8 g levadura química

 

– precalentamos el horno a 180ºC

– blanqueamos los huevos con el azúcar y cuando hayan aumentado de volumen añadimos poco a poco la harina tamizada con la levadura y la mantequilla fundida

– después añadimos las zanahorias ralladas y la ralladura de naranja y mezclamos todo con cuidado

– preparamos un molde con papel de hornear o untándolo de mantequilla, vertemos la masa en él y horneamos durante unos 50 minutos (como siempre esto depende de cada horno)

-cuando esté cocido desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar sobre una rejilla

 

Sugerencias:

 

Si no encontráis harina de teff se puede hacer también con harina de trigo normal y queda igualmente rico, aunque la harina de teff le da un saborcillo especial.

A todos los que tenéis niños os deseo un buen comienzo de curso, espero que todos empiecen con muchas ganas y que les hayan tocado unos profesores estupendos ;)

bizcocho de tef2
bizcocho de tef

Cristina López

“http://lamujerdelfotografo.blogspot.com.es/”

Si te ha gustado dame +1 :)


 

Déjanos tu email y te informaremos de todas las novedades :) :

Artículos que tb son ♥:

Piruletas de pan con chocolate

Piruleta de pan chocolate - Receta para niños

¿Habéis jugado alguna vez al teléfono estropeado? Si es así entenderéis como una idea inicial puede degenerar hasta transformarse en otra.

¿Qué por qué os digo esto? Pues porque eso es, ni más ni menos, lo que me pasó con esta receta. Un día cogí un par de lacasitos y me los llevé a la boca con un pedazo de pan, ¡y jo, qué rico! era el sabor de toda la vida de pan con chocolate, así que se me ocurrió que este mes, como receta haría eso, un panecillo pequeño con lacasitos en su interior para que merendaran los niños, ya que el ingrediente estrella es el pan.

Me pareció buena idea, ¡para que lo vamos a negar!, porque al fin y al cabo es algo más que un simple bocadillo de chocolate. Los bocadillos de pan con chocolate son raros, al menos para mi, porque parece que el pan va por un lado y el chocolate por otro, y al final acabas con cada cosa de una mano, y la mano del chocolate todo pringosa y con peligro por lo que se pueda tocar, ¿tengo o no tengo razón?

En cambio, un pan con el chocolate dentro de él no es tan peligroso, y encima los dos componentes se acoplan mucho mejor.

Pero no, no os creáis que ahí quedo la cosa, porque al hacer los bollitos con lacasitos (¡me ha salido un pareado!) la cobertura de color se deshacía, mejor dicho, se disolvía en la masa, ¡horror!

Así que se me ocurrió bañarlos en aceite antes de meterlos en la masa, pero tampoco funcionó, porque la temperatura del horno al cocer el pan es muy alta, y de nuevo esa cobertura de color se fastidiaba, ya que se fundía.

Como veis menudo lío, ¡con lo fácil que hubiera sido meter unos trocitos de chocolate!, pero no, ¡yo tenía que hacerlo con lacasitos!

En fin, después de estos y otros intentos y de mucho darle a la cabeza me acordé de una receta de piruletas de pan del libro Pan de Xabier Barriga, y ¡tachaaaaaaán! ¡acerté!

Esa era la solución, ¡una masa de pan con forma de galleta! y que se pudiera hornear a una temperatura más o menos baja, para que la cobertura de colores se conservara más o menos intacta. Y fue doble éxito, primero ¡porque conseguí mi pan con lacasitos!, y segundo, porque entre los lacasitos y el palo de piruleta en cuanto los niños lo vieron los ojos les empezaron a brillar de la emoción, y se lanzaron a ellas sin pensárselo.

Eso sí, se corre el riesgo de que algún dedillo traidor vaya cogiendo uno a uno los lacasitos y se los lleve a la boca sin el pan, pero bueno, algún riesgo hay que correr de vez en cuando, ¡vamos, digo yo!

 piruleta de pan con chocolate - cocinar con niños

Ingredientes:

 

200 g harina de fuerza

200 ml agua

5 g sal

5 g levadura prensada

50 g lacasitos o al gusto de cada uno

aceite de oliva virgen extra

palillos de brocheta

 

– en un bol coloco la harina y  la sal. Deslío la levadura en un poco de agua y una vez desleída la añado al resto de ingredientes, mezclo un poco y añado de golpe el resto del agua. Con unas varillas remuevo para homogeneizar, hasta obtener una especie de papilla

– tapo con un paño húmedo el bol y dejo reposar durante unos 45 minutos

– mientras reposa la masa, en otro bol pequeño añado los lacasitos y los rocío con aceite de oliva de modo que se recubran bien de aceite

– después del reposo reparto sobre una bandeja engrasada pequeñas porciones de masa, coloco el palillo y los lacasitos, hundiéndolos un poco en dicha masa

– dejo fermentar la masa unos 20 minutos

– coloco un cacharro con agua en el horno para generar vapor y caliento a 180ºC. Cuando tengo el horno bien caliente saco el agua, si aún queda algo, y meto las piruletas, horneándolas a esa temperatura hasta que se doren, lo cual depende un poco de cada horno, pero dura unos 20 minutos  o algo más

piruleta pan con chocolate - recetas para niños

Sugerencias:

 

– una de las veces que lo hice usé papel de horno y se me pegaron al papel, por lo que mejor directamente en la bandeja engrasada o en una silpat. Quizás engrasando el papel de horno con aceite no se pegue, pero yo no he hecho la prueba

– lo mejor es comerlas el mismo día, pues al ser una masa tan fina de un día para otro se secan y dejan de estar tan ricas.

– y por supuesto, si no tenéis lacasitos podéis usar chocolate

   piruleta pan4

piruleta pan - cocinar con niños

Cristina López

“http://lamujerdelfotografo.blogspot.com.es/”

Si te ha gustado dame +1 :)


 

Déjanos tu email y te informaremos de todas las novedades :) :

Artículos que tb son ♥:

VASITOS DE CHOCOLATE CON QUESO

tarritos chocolate3

No sé si me creeréis, pero cada mes, cuando me dice Raquel el ingrediente con el que tengo que preparar la receta, se me amontonan las ideas de tal manera que luego me cuesta decidirme por una en concreto. Y es que aunque parezca una bobada no es igual que hacer algo porque de repente se me ocurre y después publicar la receta.

Así que después de mucho pensar, cavilar, y de alguna que otra receta que después de hacerla no me pareció tan buena como prometía, terminé preparando estos tarritos, que son una versión rápida de una tarta de queso y, que si tenemos los ingredientes, que son bastante básicos y por lo tanto es fácil que sí los tengáis en casa, nos sirve para preparar un postre rápido y dejar alucinando al personal. O sea, el típico postre para cuando llega de improviso alguien a comer a casa, y así como quien no quiere la cosa le dices que no tenías nada hecho… “pero he mezclado cuatro cosas y he preparado este postre en un momento”.

Sí, si, en un momento, porque sólo hay que calentar un poco, pero no es necesario ni encender el horno. De verdad, fácil y rápido, lo pueden hacer incluso esas personas que siempre se lamentan de que no les salen bien los bizcochos porque no les suben. ¡Pues a partir de ahora nada de bizcochos! ¡cuando quieran sorprender a alguien con algo cocinado por ellas, vasitos de chocolate con queso y listo!

Porque además de estar super-ricos, como detalle, o en la típica comida con amigos en que cada uno lleva una cosa, quedan genial. En ese caso es necesario un tarro con tapa hermética, y adornar ese tarro un poco, por ejemplo colocando una tela sobre la tapa y atándola con una cinta de rafia, un lazo, o cualquier otra cosa que se os ocurra. Luego se pueden colocar en una caja un poco curiosilla y queda un detallazo total, os lo podéis imaginar ¿verdad?

tarritos chocolate1

 

La receta para que la hagáis es la que sigue:

Ingredientes:

350 g nata
125 g queso de untar tipo philadelphia
30 g azúcar
6 u 8 galletas de mantequilla
100 g chocolate fondant o al 70% según os guste
moras, grosellas, frambuesas…

- trituráis las galletas y las colocáis en el fondo del tarro
– calentáis 200 g de nata y cuando esté caliente añadís el chocolate troceado hasta que se deshaga. Dejáis enfriar un poco y lo repartís por encima de las galletas. Una vez hecho esto metemos los tarritos al frigorífico, o si hay prisa, al congelador para que se enfríe del todo el chocolate
– mientras, mezclamos el queso con el resto de la nata y el azúcar hasta que nos quede una crema homogénea, yo lo hice con unas varillas a mano
– echamos en un cazo los frutos rojos, añadimos un poco de agua y azúcar y lo ponemos a calentar como si fuéramos a hacer una mermelada. A fuego lento, dejamos que se cuezan las frutillas y que se consuma la mayor parte del agua y cuando no queden más que un par de cucharadas del líquido, retiramos el cazo del fuego. Colamos las frutas con un colador y reservamos el almíbar que nos ha quedado de la cocción
– colocamos la crema de queso en la manga pastelera y la repartimos por los tarritos, aunque yo en realidad no usé la manga, pero si lo hacéis os quedará mejor. Sobre el queso colocamos los frutos rojos y de remate añadimos por encima de éstos un poco del almíbar que habíamos reservado.

¡Y listo! ¡Espero que os haya gustado este sucedáneo de tarta de queso en tarritos! y ahora a ver cuál preparo para el mes que viene, ¡sorpresa!

Sugerencias y datos:

- podéis reducir mucho las calorías si usáis queso light y nata del 18%
– en vez de galletas de mantequilla podéis usar otras que os gusten, bizcochos, magdalenas…
– este postre además de ser rico en calcio es rico en antioxidantes, que provienen tanto de los frutos rojos como del chocolate, sobre todo si usáis del negro. Los antioxidantes son cardioprotectores y además nos protegen contra los radicales libres y contra el envejecimiento.

tarritos chocolate4

tarritos chocolate2

tarritos chocolate5

 

Cristina López

“http://lamujerdelfotografo.blogspot.com.es/”

 

Petit-on Blog

 

 

Déjanos tu email y te informaremos de todas las novedades :) :


 

Artículos que tb son ♥:

Tarta de Fresas

Esta tarta es un capricho que me doy a mí misma. Yo tengo dos niños, así que como no tengo niñas, ¡pues para mí! Me la pedí ya hace tiempo, cuando la vi un día en no sé qué blog. Porque no, no es algo que me haya inventado yo. Esta tarta ya la han publicado antes que yo en varios blogs y seguro que más de uno ya la habéis visto y admirado igual que yo, que la primera vez que la vi dije ¡ohhhhhhh! y menos mal que no me vi la cara, porque seguro que sería para haberse echado a reír.

tarta fresa cocinar niños recetas infantiles

 

Lo que sí que es mío es la cobertura y el relleno de la tarta. No es el típico buttercream ni está hecho a base de mantequilla. Que conste que me encanta la mantequilla, pero cuando se mezclan tanta mantequilla con tanto azúcar a la vez no puedo con esa mezcla. ¡Para gustos se hicieron los colores, como se suele decir!. Y hablando de colores, otra de mis manías es la de no utilizar para colorear la comida nada que no sea natural, así que esta tarta debe su color única y exclusivamente a las fresas con las que está hecha, y yo creo que no necesita más ¿verdad?

Y volviendo al tema, que me desvío yo sola, lo que he usado para hacer la cobertura de la tarta no es mantequilla, sino queso, con lo que consigo en primer lugar que me guste, en segundo que sea más ligera en calorías, que ya nos acercamos a unas fechas un poco peligrosas, y lo tercero y último, pero no por ello de menos importancia, que tenga un sabor espectacular. Sí, porque la combinación de las fresas con el queso yo diría que es perfecta. El queso realza el sabor de las fresas y la tarta tiene un sabor delicioso, y eso teniendo en cuenta que la mayoría de las fresas, al menos las que compro yo en el pueblín donde vivo, no son muy allá de sabor, es mucho decir. Así que si pilláis unas de esas fresas de un hortelano de los buenos, de los que sólo recogen la fruta cuando está en su punto, entonces no me puedo ni imaginar cómo tiene que estar esta tarta. Os aseguro que si este año consigo tener unas fresas de esas en mi huerta volveré a hacerla porque tiene que ser gloria bendita probar un solo bocado de ella.

Y después de tanta alabanza aquí tenéis la explicación por si os animáis a hacerla:

 tarta fresa cocinar niños recetas infantiles

Ingredientes:

Bizcocho genovés: (Williams-Sonoma)

4 huevos grandes

100 g azúcar

85 g de harina de repostería tamizada

3 cucharadas (unos 40 g) de mantequilla fundida

- precalentamos el horno a 190ºC

- en un bol batimos a mano los huevos y el azúcar hasta que se mezclen. Colocamos ese bol sobre una cazuela con agua caliente (al baño María) y seguimos batiendo hasta que alcance 60ºC. Batimos durante 3 minutos más a esa temperatura.

- después, seguimos batiendo la mezcla con ayuda de la batidora hasta que blanquea y triplica su volumen.

- tamizamos la harina sobre la mezcla de los huevos en dos veces, y la mezclamos con cuidado y con la ayuda de una espátula de silicona.

- añadimos un poco de masa sobre la mantequilla y después todo ello lo devolvemos de nuevo a la masa y lo vertemos sobre un molde engrasado, de unos 20 cm de diámetro

- horneamos hasta que la superficie se dora, durante unos 20 minutos

- dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando se haya enfriado lo partimos en dos capas iguales

Cobertura y relleno:

250 g queso philadelphia (yo usé light)

250 g queso mascarpone

1,5 sobres de gelatina en polvo (15 g)

200 g azúcar glass

300 g de fresas

- trituramos las fresas con la batidora y las tamizamos para quitar las pepitas

- añadimos la gelatina al batido de fresas, si queremos podemos diluirla antes en una cucharada de agua. Ponemos a calentar la mezcla hasta que la gelatina esté bien disuelta. Cuando lo hayamos conseguido dejamos que se vaya enfriando.

- por otro lado mezclamos bien los quesos con el azúcar y lo metemos al frigorífico mientras termina de enfriarse la gelatina

- cuando la gelatina comience a espesar la mezclamos con la mezcla de quesos y batimos bien esa mezcla con ayuda de unas varillas y la colocamos dentro de una manga pastelera

- metemos la manga al frigorífico, o si tenéis poca paciencia al congelador, y cuando esté bien fría rellenáis con ella el bizcocho, lo tapáis y con lo que os ha sobrado decoráis la tarta haciendo esas rosas. Para ello sólo hay que hacer una especie de espirales. Aquí tenéis una explicación de cómo se hace.

 tarta fresa cocinar niños recetas infantiles

 

Y ya sólo falta que la tarta se termine de asentar para poder disfrutar de ella.

 Si queréis podéis emborrachar el bizcocho con un almíbar ligero o un poco de zumo de naranja o algo así. Aunque yo no lo hice y ya os he dicho lo rica que está ¿verdad?

Cristina López

“http://lamujerdelfotografo.blogspot.com.es/”

tarta fresa cocinar niños recetas infantiles

 

Déjanos tu email y te informaremos de todas las novedades :) :

 

 

 

 

 

 

 

Artículos que tb son ♥:

Magdalenas de chocolate y naranja con glaseado

receta naranja cocina niños infantil

Me encantan las naranjas, sobre todo en invierno, que como es lógico es cuando mejor están. Me gustan las primeras naranjas, esas que están algo acidillas. Son un manjar, y es que a pesar de lo golosa que soy prefiero una naranja con un toque ácido a otra que esté demasiado dulce.

Me pasa incluso con los postres, no me gusta que sean demasiado dulces, prefiero que se queden un poco cortos de azúcar.

Hoy os traigo unas magdalenas que no están demasiado dulces, pero están buenísimas, ¿quién puede resistirse a la mezcla de naranja con chocolate? Yo os aseguro que no puedo, creo que es una combinación perfecta de aromas y sabores, y por si os animáis aquí os dejo esta receta de Arguiñano, tuneada por mí:

 

receta naranja cocina niños infantil

 

Ingredientes:

 

150 g de harina

1 cucharada de levadura química

6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

100 g leche condensada

3 huevos

100 g chocolate de cobertura

ralladura de una naranja

Glaseado

40 ml de zumo de naranja

140 ml nata de montar

2 cucharadas con copo de azúcar glass

vainilla en polvo

1 cucharadita de gelatina en polvo

 

  • mezclamos la leche condensada con el aceite y una vez hecho añadimos los huevos de uno en uno batiendo hasta incorporarlos a la mezcla
  • añadimos sobre lo anterior la harina y la levadura previamente tamizadas, y la ralladura de naranja
  • finalmente echamos el chocolate troceado y lo mezclamos con la masa anterior
  • rellenamos unas cápsulas de magdalenas hasta la mitad y las horneamos a 200ºC en el horno precalentado, durante 18-20 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla

 

Para el glaseado mezclamos todos los ingredientes y lo ponemos a calentar hasta disolver la gelatina. Después dejamos que se enfríe, y cuando esté bien frío, de frigorífico, lo batimos con las varillas de la batidora como cuando montamos nata. Para terminar adornamos cada magdalena con un poco del glaseado y sobre éste colocamos un poco de ralladura de naranja

 

receta naranja cocina niños infantil

receta naranja cocina niños infantil
Cristina López

“http://lamujerdelfotografo.blogspot.com.es/”

 

Déjanos tu email y te informaremos de todas las novedades :) :

 

 

Artículos que tb son ♥:

Tarta de queso cubierta de avena

cocinar con niños

 

Por fin, aquí estoy, casi sin aliento, pero por fin llegué, y aquí os traigo esta receta con un ingrediente muy especial, el queso, que yo misma he sido la encargada de escoger este mes.

No os voy a decir nada especial del queso, ni de la cantidad de cosas que se pueden hacer con él, porque las posibilidades que tiene son infinitas. Y ese ha sido en parte uno de los motivos de tardar tanto en presentaros mi receta, porque hay tantas cosas riquísimas que se pueden hacer con queso que no terminaba de decidirme por ninguna. Y diréis: ¡pues vaya!, ¡tantas cosas y al final una tarta de queso!. Pues sí, pero os prometo que esta tarta de queso no es normal. ¡Es una tarta especial!.

No lleva la típica base de galletas machacadas, en realidad no lleva ninguna base, sino que lleva una cubierta superriquísima, la misma que hice en el crumble de manzanas. Pero con una gran diferencia. En el crumble quedaba crujiente, y con las manzanas estaba deliciosa, pero aquí, al llevar por encima mermelada, se humedece y queda blandita, con lo que el resultado es increíblemente rico. La base de queso con la mezcla de avena y la mermelada, queda con una textura muy jugosa y suave, todo un placer para el paladar y con un sabor….¡uhhhm!

Y lo mejor de todo: en poco más de media hora está lista, con lo cual es el postre típico que podéis preparar cuando de repente os va a llegar algún invitado a casa y no tenéis nada especial preparado. En serio, media hora más 5 minutos de preparar ingredientes, ¿no os lo creéis? Pues aquí os dejo la receta para que lo comprobéis ;)

 recetas infantiles

Ingredientes:

 

  • 250 g de queso (puede ser fresco, tipo philadelphia o un queso tierno)
  • 1 Yogur natural
  • 4 huevos
  • 300 g de leche condensada
  • 75 g harina de fuerza
  • 50 g mantequilla
  • 40 g de copos de avena
  • 40 g azúcar
  • 2 cucharaditas de miel
  • mermelada de frutos rojos

 

  • precalentamos el horno  a 180ºC
  • engrasamos un molde redondo desmontable con mantequilla o lo forramos con papel de hornear
  • cogemos dos huevos y separamos las claras de las yemas . Batimos las claras a punto de nieve hasta que se formen picos
  • mezclamos las yemas que acabamos de separar con el queso, el yogur, la leche condensada y el resto de huevos y lo batimos todo hasta que quede una mezcla bien homogénea.
  • sobre esa mezcla, que queda bastante liquidilla, incorporamos con cuidado las claras a punto de nieve. Cuando estén perfectamente mezcladas añadimos esta masa al molde y horneamos a unos 180ºC durante 15 minutos
  • mientras se hornea la base de la tarta mezclamos la harina, con los copos de avena, la miel, el azúcar y la mantequilla, y lo amasamos y desmenuzamos con las manos hasta que se formen como migas
  • cuando hayan pasado los 15 minutos, sacamos con cuidado el molde del horno, pero sin apagarlo, y lo más rápido que podamos, pero sin quemarnos, vamos colocando por encima de la tarta, que estará medio cocida, la mezcla de los copos, repartiéndola más o menos por igual por toda su superficie.
  • volvemos a introducirla en el horno y la dejamos otros 15 minutos a la misma temperatura que antes, hasta que los copos estén dorados . También podemos comprobar que se ha cocido la tarta pinchando con una aguja.
  • sacamos de nuevo el molde del horno y dejamos que se enfríe sobre una rejilla antes de desmoldarlo. Después, añadimos por encima una mermelada que nos guste, y ¡listo para degustar!

 

Sugerencias:

 

  • el yogur puede ser normal, griego o de cualquier tipo  e incluso podéis sustituirlo por la misma cantidad de queso ( unos 125 g) si os habéis quedado sin yogures
  • el queso, si es fresco tipo queso de Burgos, me gusta que sea con sal, pues ese puntito de sal resalta aún más el dulce de la tarta
  • la mermelada que yo usé fue de moras, pero podéis usar cualquiera que os guste
  • al sacar la tarta del horno puede que se haya inflado y que se haya levantado un poco de la base del molde. No pasa nada, según se va enfriando vuelve a colocarse bien.

recetas infantiles

recetas infantiles
COCINAR CON NIÑOS
Cristina López

“http://lamujerdelfotografo.blogspot.com.es/”

Déjanos tu email y te informaremos de todas las novedades :) :

 

 

Artículos que tb son ♥:

Crumble de Manzana

Como veis de nuevo estoy por aquí con una nueva receta. ¿Qué tal las fiestas y la entrada en el Año Nuevo? Si os digo la verdad, yo ya estaba deseando volver a la normalidad.

Y aquí os traigo mi primera colaboración de este año para Petit-on. El ingrediente de este mes es la avena, y no sabéis la alegría que me dio Raquel cuando me lo dijo, ¡me encanta la AVENA!. En casa siempre tengo copos de avena, harina de avena, y de vez en cuando también me gusta tener leche de avena. Es un cereal riquísimo, y como prueba de lo que me gusta tengo varias recetas con avena en mi blog.

Tiene un sabor tan especial, tan suavecito,…¡uhm!

¡Y hay tantas recetas con avena que me hubiera gustado hacer!, pero la que os traigo hoy me gusta por lo sencilla y rápida que es de hacer, y porque además me parece también muy buena como merienda para los niños, ¡bueno, y para los grandes también! Es un crumble de manzana, un típico postre inglés que es algo así como manzana con una especie de migas de galleta por encima, y que al comerlo todo junto está crujiente y más que rico. Fijáos lo fácil que es de hacer:

blog de cocina infantil petit-on

 

 

Ingredientes:

 

1 kg de manzanas reinetas

150 g de harina de fuerza

100 g mantequilla derretida

75 g de copos de avena

85 g de azúcar

1 cucharada de miel

1 cucharadita de esencia de vainilla

2 cucharadas de sirope de agave

1 limón

 

– lavamos las manzanas, las pelamos y las troceamos en 10 ó 12 gajos cada una y las ponemos en una cazuela de fondo ancho con el zumo de limón, el sirope de agave y una cucharada de azúcar. Lo cocemos a fuego lento hasta que la manzana esté un poco blandita, vigilando bien para que no se nos deshaga. Es preferible que quede un poco entera.

– mezclamos la harina con los copos de avena, la miel y el azúcar. Añadimos sobre esto la mantequilla y la esencia de vainilla y con las manos lo mezclamos hasta que se nos formen una especie de migas

– engrasamos un molde con mantequilla, sobre él colocamos las manzanas cocidas, y encima de estas disponemos las migas de manera más o menos homogénea

– horneamos durante unos 20 minutos a 180ºC. Si es necesario cubrimos con papel de aluminio para evitar que se queme por arriba.

– a la hora de servirlo se puede acompañar de nata, a mi me gusta echarla tal cual, sin montarla, porque le da más jugosidad. O también podéis añadir helado, o no añadir nada, porque en realidad de puro bueno que está no necesita añadir nada

 

Sugerencias:

 

– podéis echar azúcar blanco o moreno, en vez de miel sirope, en vez de sirope de agave cualquier otro, es decir, podéis variar los ingredientes en función de lo que tengáis en casa, os aseguro que de cualquier modo está riquísimo

– las manzanas a mi me gusta que tengan un toque acidillo, y las reinetas son mis favoritas. Espero que os guste, como a mi, el contraste dulce y crujiente de las migas, con el suave y ácido de la manzana.

 

blog de cocina infantil petit-on

Sin título-3petit

Cristina López

 

Artículos que tb son ♥:

Polvorones de canela y naranja

Blog cocina infantil

Cuando yo era pequeña al llegar Navidad recuerdo las bandejas de dulces que preparaba mi madre y que estaban permanentemente sobre la mesa del comedor. Era, como si dieran barra libre de cosas dulces, y ¡ala! ¡al ataque!

No sé si sería porque entonces había menos variedad de cosas dulces que ahora, o porque tampoco las comíamos tan a diario, o  porque éramos niños demasiado golosos o porqué, pero en Navidad nos poníamos morados a polvorones, mazapanes, turrón, peladillas y cualquier cosa rica que se nos pusiera por delante.

Ahora los polvorones, el turrón, y muchas otras cosas resulta que ya no nos saben como cuando éramos pequeños, es como si no fueran iguales. Pero quizás los que no somos iguales somos nosotros y los polvorones y el resto de los dulces sí…

Desde hace pocos años hasta ahora, cada vez es más fácil encontrar polvorones hechos con aceite de oliva que son los que yo suelo comprar. Pero este año me dije ¿y porqué no hacerlos yo misma? Y dicho y hecho. Y eso es lo que os traigo hoy, unos polvorones ricos hechos con aceite de oliva virgen extra aromatizados con canela y naranja, y que cuando los probé sólo pude decir ¡Oh Dios mío! ¡Qué ricos! Casi se me salen las lágrimas, y es que además del sabor, la sensación en el paladar es la de un polvorón de verdad  “de los comprados”. Comer algo tan increíblemente rico y saber que lo has hecho tú, hace que esté el doble de bueno, así que aquí os dejo la receta por si lo queréis comprobar personalmente. Además son fáciles y rápidos de hacer, ¡animaos!

Blog cocina infantil

Ingredientes:

250 g harina de repostería

100 g azúcar glass

1 cucharadita (tsp) de canela en polvo (mejor si es recién molida)

90 g de aceite de oliva virgen extra congelado

30 ml de orujo

1 cucharadita (tsp) de ralladura de naranja

- antes de meter las manos en la masa debemos secar un poco la harina. La metemos en el horno y la dejamos a unos 100 º C o poco más durante al menos una hora. Mientras esté en el horno cada poco le daremos vueltas para que se evapore el agua de un modo homogéneo. Veremos como la harina da la impresión de que se apelmaza. Pasado ese tiempo, y antes de que se empiece a tostar, la sacamos del horno.

- por otro lado un poco antes de sacar la harina del horno sacaremos también el aceite del congelador para que se vaya ablandando un poco. La textura que debe tener debe ser similar a la de la manteca, es decir, ni líquido ni congelado. Es como cuando decimos mantequilla  apunto pomada, pero con el aceite

- en el momento en que el aceite adquiere esa textura lo mezclamos con el azúcar y batimos bien. Mejor si usamos un bol que esté frío.

- añadimos después la canela (mejor tamizada), el orujo y la ralladura de naranja y mezclamos bien.

- finalmente añadimos la harina, que no hace falta tamizar, porque no queremos que quede aireada. Amasamos todo, ya fuera del bol, y veremos que la masa tiene un aspecto similar al de una típica masa quebrada hecha con mantequilla.

- con ayuda de dos láminas de papel de horno estiramos la masa con el rodillo hasta dejarla de un grosor de un cm, y la cortamos con la forma deseada, redonda, o con formas navideñas.

- cocemos los polvorones en el horno precalentado a 150ºC durante unos 15 minutos (o puede que menos), hasta que estén ligeramente dorados

- sacamos del horno, los colocamos sobre una rejilla y una vez fríos los espolvoreamos con azúcar glass, con azúcar y canela o con lo que queramos.

 receta de polvorones

receta polvorones caseros canela

Sugerencias y datos:

- aunque al meter el aceite en el frigorífico alcanza rápidamente la textura que os he explicado, yo lo he congelado porque en cuanto se saca a temperatura ambiente se deshace mucho, y si está congelado tarda más.

- al sustituir la manteca por aceite no estamos haciendo polvorones light. Todas las grasas, ya sean aceites, mantequilla, manteca u otras, tienen exactamente el mismo contenido en calorías, 9 kcal/g. Pero el aceite de oliva es cardioprotector por su elevado contenido en ácido oleico (monoinsaturado) y en ácidos grasos poliinsaturados omega-3, cosa que la manteca, si no es cerdo ibérico, no nos aporta ningún beneficio.

- otra versión que podéis hacer es añadiendo almendra molida a la masa, o echar un poco de sésamo por encima de los polvorones.

- también podéis hacerlos con formas navideñas. A mis hijos les encantan. Ya sabéis que aunque sepan igual que los redondos entran mejor por los ojos si tienen una forma especial.

- para envolverlos con papel de seda: cortáis un rectángulo, en los extremos hacéis unos flecos con una tijera, y los enrolláis como si fueran un caramelo. ¡Quedan preciosos!

Blog cocina infantil

Cristina López – La mujer del fotógrafo es química

Artículos que tb son ♥:

Pastel y trufas de castañas

la mujer del fotografo es química

Pastel y trufas de castañas 

 

Me estreno hoy en esta sección en Petit-on, el nuevo proyecto de Raquel, a quien agradezco haya que confiado en mi para participar en él.

 

Este mes nos propuso realizar una receta con castañas, lo cual en primer lugar me espantó un poco, ¡todo hay que decirlo!, porque así como con otros frutos secos, nueces, avellanas, pistachos…, siempre he visto, e incluso realizado montones de recetas, con castañas no. Así que me puse manos a la obra a buscar recetas de castañas, y ¡cuál sería mi sorpresa cuando vi que había montones de ellas y todas con una pinta riquísima!, ¡qué lástima no haber hecho ninguna antes!, pero desde ahora voy a seguir haciendo ricas recetas con castañas, ¡os lo puedo asegurar!
De entre las muchas recetas que vi me gustó la del pastel que os traigo hoy. Lo encontré en uno de esos típicos recortes de revistas que guardas y luego no te vuelves a acordar de ellos. ¡Tengo la casa llena de recortes!, de recetas, de manualidades, de artículos de nutrición, de decoración, ¡de todo!… y como quien a la familia se parece, honra merece, mis hijos también se dedican a recortar: los dibujos que pintan, los juguetes de los catálogos, los cromos…

 

Esto de las castañas me ha gustado tanto que también hice una guirnalda atravesándolas con una aguja e hilo de cáñamo, y unas trufas que improvisé,  y que yo creo que si os digo que están ricas aún me quedo corta, ¿algún voluntario para comprobarlo? Por si os apetece, aquí os dejo las recetas para que os animéis:

la mujer del fotografo es química

 

Ingredientes:

 

Bizcocho:

6 huevos

150 g azúcar

225 g harina de repostería

1 cucharadita (tsp) de esencia de vainilla

Relleno:

400 g castañas

300 ml leche

1 cucharadita de esencia de vainilla

50 g mantequilla a punto pomada

una cucharadita de anises

Jarabe:

50 ml moscatel

zumo de una naranja grande

Cobertura:

100 g chocolate fondant

25 g mantequilla

Trufas:

100 g castañas

una cucharadita de anises

25 g sirope de agave

10 g mantequilla

5 g quinoa hinchada

cacao en polvo

 

  • en primer lugar cocemos las castañas en agua con los anises y con un pellizco de sal. Una vez cocidas las pelamos, las trituramos y hacemos con ellas un puré mezclándolas con la leche, la mantequilla y la vainilla. Reservamos 50 g de este puré y el resto lo emplearemos como relleno del pastel.
  • por otro lado preparamos una plancha de bizcocho: blanqueamos las yemas con el azúcar, añadimos la esencia de vainilla, las claras montadas a punto de nieve y finalmente la harina tamizada, haciéndolo despacio y con movimientos envolventes para que no pierda volumen. Vertemos la masa en una bandeja de horno, como si fuéramos a hacer un brazo de gitano, y horneamos a unos 170-180ºC hasta que esté dorado, de 10 a 12 minutos
  • forramos un molde tipo plum cake con papel de horno y después recortamos el bizcocho con la forma adecuada y tapizamos las paredes y el fondo con él. Una vez que todo el molde esté forrado de bizcocho lo emborrachamos con ayuda de un pincel, lo rellenamos con el puré de castañas y tapamos con más bizcocho.
  • prensamos con algún peso el pastel y lo dejamos en el frigorífico durante unas dos horas
  • fundimos al baño maría el chocolate y lo mezclamos con la mantequilla. Sacamos el pastel del frigorífico lo cubrimos con este chocolate y dejamos que se enfríe
  • con los 50 g de puré que habíamos reservado hacemos unos bombones para adornar la tarta: en un molde para bombones echamos un poco de la cobertura con la que hemos bañado la tarta,  sobre ésta colocamos una bolita de puré y la tapamos con más chocolate. Metemos al frigorífico para enfríar
  • por último pegamos sobre la tarta los bombones con un poco de chocolate fundido

 

Para las trufas sólo tenemos que mezclar los 100 g de castañas cocidas con anises y hechas puré con el resto de ingredientes, le damos forma de bolitas y las bañamos con cacao en polvo. ¡Así de fácil!

 

la mujer del fotografo es química
recetas infantiles

Sugerencias y datos:

 

  • si no queréis hacer el bizcocho podéis hacerlo con bizcochos de soletilla
  • podéis hacer este pastel por la tarde, dejarlo por la noche en el frigorífico y bañarlo con el chocolate al día siguiente
  • si no tenéis quinoa hinchada podéis añadir cualquier otro cereal hinchado, o no añadir ninguno
  • las castañas “Castanea Sativa” se deben elegir duras al tacto y con la piel lisa y brillante
  • son muy ricas en hidratos de carbono de asimilación lenta, un 40 %, por lo que al cocerlas con anises, se digieren mejor y también se les da un toque de sabor
  • por su composición se parecen más a los cereales que a los frutos secos. Tienen gran cantidad de agua, por lo que resultan muy saciantes siendo su cantidad de grasa muy inferior a la de los frutos secos, 3% frente al 50%. También contiene en gran proporción potasio, magnesio, fósforo, hierro, así como vitaminas B, C y E (antioxidante). Por eso también aportan menos calorías que otros frutos secos
  • también contienen gran proporción de folatos, vitamina B9, de la que muchas personas son deficitarias, de ahí que a las embarazadas les recomienden tomar suplementos de ácido fólico para prevenir la espina bífida
la mujer del fotografo es química

 

 Cristina López

Artículos que tb son ♥: